12 jun. 2011

Ejercicios preliminares e instrucciones para quien quiere aprender el arte de la iconografía bizantina.


Aquel que quiera aprender la ciencia de la pintura, acérquese a esta comenzando primero a prepararse por un tiempo, diseñando sin tregua y libremente, sin aplicar reglas, a fin de que adquiera un poco de experiencia porque tendrá que dar prueba de capacidad. Ahora suplique a Jesucristo con la oración siguiente frente a un icono de la Madre de Dios, de la Virgen Odigitria (la que muestra el camino), mientras un sacerdote lo bendice: “Oh Rey del Cielo”, y así sucesivamente; sigue el himno de la Virgen, un invitatorio y los versos sobre la transfiguración. A continuación, después de haber trazado sobre su frente el signo de la cruz, dirán en voz alta: “Roguemos al Señor: El Señor Jesucristo nuestro Dios. Tú, que has sido dotado de una naturaleza divina y sin límite, y te has encarnado en el seno de la Virgen María para la salvación del hombre; tu que has permitido diseñar los sagrados caracteres de tu rostro inmortal y de imprimirlo sobre el Sagrado Sudario que sirvió para curar las enfermedades del corrupto rey Abgar y para iluminar su alma a través del conocimiento del verdadero Dios; tu, que encendiste con tu Santo Espíritu a tu divino apóstol y evangelista Lucas, a fin de pudiese representar la belleza de la Madre Purísima, la cual te lleva en su brazo cuando estabas en pañales y dijo: “la gracia de aquel ha nacido en mí se propague entre los hombres”; tu Maestro divino de todo lo que existe, ilumina y guía mi alma, el corazón y el espíritu de tu siervo (Nombre); guía mis manos, para que pueda representar digna y perfectamente tu imagen, la de tu Madre Santísima y la de tus santos, para mayor gloria, gloria y embellecimiento de tu santa iglesia. Perdona los pecados de todos los que venimos a venerarte por esta imagen y que nos arrodillamos devotamente frente a esta, rendimos honor al modelo que está en el cielo. Sálvanos de toda influencia maligna e instrúyenos con buenos consejos. Te lo pido, por intercesión de tu santísima Madre, del ilustre apóstol y evangelista san Lucas y de todos los santos. Amen.”
 
Después de la oración, el estudiante aprenda con exactitud las proporciones y las características de la figura; diseñe y trabaje sin descanso y, con la ayuda de Dios, adquirirá habilidad en poco tiempo, así como me ha mostrado la experiencia en mis discípulos. Y con este fin labore con placer en este trabajo, así los pintores, mis hermanos en Jesucristo, y todos aquellos que adopten estas líneas, puedan ser sus actos para la mayor gloria de Dios. ¡Oren a Dios Por mí! Quien se consagra a este arte, se dedica a aquellos con el placer del discípulo entusiasta, ansiosos de poseer las enseñanzas de este arte. A estos me dirijo, con amistad, con estas sugerencias. Si quieres consagrarte a la ciencia de la pintura, debes buscar un maestro sabio que te enseñe en poco tiempo, que te guie como hemos dicho. Después de que laboren con grande empeño, llegara a conglomerar las proporciones de la pintura y sus características de la figura. No comiences tu trabajo casualmente sin reflexionar, sino que has este arte con temor de Dios y con piedad, que es cosa divina. Centra tu atención al tomar un diseño para el muro o la tabla que sea, limpia bien el original o el prototipo con una espuma limpia, a fin de quitar todo el negro; sino se quita inmediatamente resistirá y no se podrá quitar, será considerado como un desprecio a la santa imagen. Según el gran Basilio, el respeto dado a un icono se le rinde al prototipo, y el desprecio de un icono se induce al desprecio a la realidad. Amigos estas advertencia e instrucciones, lo hago por amor a Dios y a mis hermanos porque temo al pecado; muchos pintores han tirado y despreciado las tablas donde han diseñado. Estos pintores por ignorancia y sin temor del pecado han dejado el negro tanto que me es imposible corregirlo. Si la tabla de la cual quieren tomar el diseño es desgastada, el color eliminado y el yeso  putrefacto y si hay miedo a los daños tome el diseño, y utilice el siguiente método: limpie con precaución la tabla, restaurarla con prudencia, pase encima un barniz y sucesivamente tome el molde, para limpiarla después.    

Ahora mis queridos amigos prosigamos con valentía sin negar la fatiga, pero con la máxima atención y perseverancia posible, a fin de aprender perfectamente este arte; es en efecto un trabajo divino que Dios enseño, por muchas razones, y principalmente por la existencia del venerable icono Acheropita (no hecho por mano humana) en el cual el Hombre –Dios Jesucristo imprimió su rostro santo, y que envió a Edesa, en un velo, como tipología exacta y divina de su divino rostro, al corrupto Abgar. Este excelente trabajo resulto agradable también a la santa Madre de Dios, y bien visto por ella tanto que ninguno lo ignora, porque bendijo al apóstol y evangelista san Lucas diciéndole “la gracia de aquel que he concebido ha sido difundida sobre ustedes por mi causa”. No solo san Lucas es bendecido, sino todos aquellos que representan y trabajan por mostrar los milagros, los retratos sagrados del Señor, de la madre de Dios y de todos los santos; en efecto este arte es agradable a Dios. Así todos aquellos que laboran con atención y piedad reciben del cielo gracias y bendiciones. Pero todos aquellos que hacen tal esfuerzo por amor del dinero y abandonan la atención y la piedad, reflexionen mucho antes de morir: recuerden con temor el castigo de aquel que imitan, Judas, que espía sus crímenes en los tormentos del infierno, de los cuales esperamos que todos seamos rescatados por los méritos de la Madre de Dios, del apóstol san Lucas y de todos los santos. Amen.

Los secretos de la iconografía bizantina de un antiguo manuscrito.