7 dic. 2011

Nikon de Radonez y Andrei Rublev


La Vida de Nikon de Radonez  fue escrita por un monje de Serbia Paquomi Logoteta, y la vida de Andrei Rublev solo se tiene informes dispersos.  Las antiguas crónicas en la cuales se hace ya mención de Rublev se ocupan casi y exclusivamente de su actividad de pintor, mientras que de su persona casi nada. Los datos de su vida se pueden determinar solo aproximadamente.

Conforme a la redacción breve de la vida de Nicolas, parece que Andrei Rublev murió en el monasterio de Andronik en Moscu, a cuya comunidad pertenecía, poco después de terminados los frescos de la iglesia  de ladrillo de la Trinidad en el monasterio de san Sergio, construida por Nikon en el 1422, y antes de la muerte de este último (17 de noviembre de 1427). Las antiguas crónicas lo recuerdan por primera vez en el 1405 cuando, era joven iconografo, trabajo en la decoración de la Iglesia de la Anunciacion en el Kremlin de Moscu junto al famoso Teofanes el Greco. En el 1408 lo encontramos al lado de su amigo y “compañero en el ayuno”, Daniel, con el cual permanece ligado para todo la vida. Trabajando en la decoración de la Iglesia de la Madre de Dios de Vladimir.
 
Sobre las circunstancias que llevaron a Andrei y Daniel al monasterio de san Sergio, la vida de Nikon narra lo que sigue. Los tártaros, que dominaban Rusia en el 1237, y después la gran victoria de san Dimitri Donskoi en el 1380 no cesaron las periódicas incursiones, incendiaron y saquearon el país. Por lo que paso también en el 1408, cuando Edigei subió alrededor del actual Moscú y también al monasterio de San Sergio. A Nikon le fue pre anunciado esta devastación en una visión, que había previsto, por consiguiente: antes de la llegada de los tártaros se refugió con sus hermanos en un lugar seguro.
 
Los santos metropolitanos de Moscu, Petr y Alesei, quienes le habían advertido en la visión, el anuncio de esta catástrofe les habían hecho una promesa: el monasterio de san Sergio se elevaría como el más bello y grande y en un futuro seria libre de toda devastación. Inmediatamente después de su retorno, Nikon se dedicó a reconstruir el monasterio destruido por las llamas. Ya que todos, y la primera iglesia de san Sergio, fueron construidas en madera, nada sobrevivió al fuego. Los monjes pudieron salvar solo recuerdos personales del santo que son custodiados hoy en el monasterio de San Sergio. Entre estos los dos iconos que Sergio custodiaba en su celda, una Madre de Dios y un San Nicolas. Antes de todo Nikon construyo una nueva iglesia (1411), en madera como la precedente, y fue dedicada a la Santísima Trinidad. Pronto Nikon hace erigir en su lugar una iglesia en ladrillo (1422).  La iglesita en madera no se destruyó, pero fue desmontada y reconstruida, se completo el iconostasio al este de la nueva construcción. La iglesia en madera, construida en el 1476 en el lugar de la recordada iglesia en madera, en primer tiempo mantiene significativamente el nombre de iglesia de la Trinidad, y solo en la segunda mitad del siglo XVI fue re dedicada al Espíritu Santo.



Como hemos visto, Andrei Rublev debió conocer el gran icono de la Trinidad de la primera iglesia de Nikon. Es probable que sea idéntico a un icono encontrado en el monasterio en 1920, ahora custodiado en el museo citadino. Después de la iglesia, el Abad construyo las celdas de los monjes y los demás edificios del monasterio, que inmediatamente fue una atracción para los monjes y los fieles. Nikon, con el mismo espíritu de total disponibilidad que animaba Sergio, acogía a unos y a otros afectuosamente y los nutria con la palabra de la instrucción espiritual. 

La iglesia en ladrillo iniciada en el 1422 por la fecunda comunidad monástica fue construida por Nikon "sobre la tumba de su padre", es decir san Sergio. También esta iglesia fue de nuevo dedicada a la Santísima Trinidad, pero el biógrafo de Nikon, Paquomii de Serbia, añade que fue dedicada también "a la memoria y a la exaltación de su padre". Nikon modelo la iglesia, todavía existente, con muebles hermosos. No obstante ante la oposición de algunos monjes, logro finalmente realizar el deseo de los frescos.

A este propósito "reunió inmediatamente a los iconografos de grandes virtudes, uno de nombre Daniel y su compañero de ayuno Andrei, y otros con ellos". Estos pintores no realizaron solo los frescos de la iglesia, pero obviamente en el mismo periodo pintaron el estupendo iconostasio, conservado hasta la fecha. 

Hasta hoy se discute si Rublev pinto en aquel tiempo el famoso icono de la Trinidad, o si lo había terminado anteriormente, como parece atestiguar algunas observaciones estilísticas. Como resulta de una redacción reducida de la vida de Nikon, el trabajo del monasterio de san Sergio fue sin embargo "el último trabajo de sus manos", que Daniel y Andrei "dejaron en el su recuerdo". Al término del trabajo los dos monjes iconografos retornaron al monasterio de Andronik, donde el "humilde Andrei" murió y en breve tiempo Daniel. "Después de haber llevado una vida virtuosa y alcanzado una considerable edad los dos llegaron a un fin bienaventurado".

Al momento de su partida, Daniil tuvo una de las visiones que a saber de la experiencia de muchos santos monjes y fieles cristianos. Vio en efecto "a su amado amigo Andrei", que lo invitaba con alegría en la beatitud en al cual había ya entrado. Después de haber contado esta última visión, Daniel dejo su espíritu en las manos de creador. Entonces los hermanos que en aquel momento se encontraban en el monasterio de Andronik comprendieron que el abad Nikon había insistido con urgencia que la iglesia de la Trinidad fuera pintada, porque había previsto la muerte de los dos iconografos, y probablemente también su muerte en el 1427. Fin de la historia de Paquomi el Serbio. Pero el recuerdo de Andrei Rublev no se extinguió. Un testimonio particularmente bello nos viene de la pluma de san Iosif de Volokolamsk (1440-1515), que habla de los recuerdos de Espiridion, abad del Monasterio de san Sergio, que data del 1478.

"El santo Andronik resplandecía por las grandes virtudes, y como el eran también sus discípulos Sava y Aleksandr y los grandes iconografos Daniil y su estudiante Andrei, y muchos otros. Habían obtenido virtudes y tan gran celo en el ayuno y en la vida monástica, para convertirse en participes de la gracia divina y así progresar en el amor divino, que no se preocupaban más por las cosas celestes, contantemente elevaban su espíritu y sus pensamientos a la luz inmaterial divina, mientras sus ojos sensibles eran siempre llevados a la imagen del Señor y de su purísima Madre y de todos los santos, pintados con colores materiales. Incluso en la fiesta luminosa de la Resurrección de Cristo se sentó frente al divino y purísimo icono y lo contemplaba continuamente, y era colmado con la gloria y el esplendor de lo divino. Y no solo en este día hacia así, en otros días, cuando no pintaba imágenes. Por esto su Señor, Jesucristo, les glorifico en la hora de su muerte. El primero en morir fue Andrei, y luego su amigo Daniel; y cuando esto sucedió vio su espíritu de Rublev en gran esplendor, que lo llamaba con grande gloria en la beatitud eterna e infinita."

No nos interesa saber si esta tradición se basa en fuentes seguras. Lo que importa es la imagen de Andrei escrita en el ambiente monástico encontrada cincuenta años después de su muerte, y que es testimonio de la creciente consideración reservada a él y a su amigo Daniel en el seno de la Iglesia rusa. La posesión del icono de Rublev constituye ya un motivo de orgullo para los exponentes del mundo religioso y laico, que están dispuestos a pagar sumas considerables para procurárselos. El mismo Iosif poseía tres iconos pintados por  Rublev; según el inventario, en su monasterio en 1545 se jactaba la posesión de nueve iconos atribuidos a Rublev. No era posible procurarse los originales, se reemplazaban con "copias" lo más fieles posibles. Se indica mucho la gran consideración en la cual era tenida la Trinidad de Rublev ya en el s. XV el monje Paisii en el 1484, es decir mientras Iosif todavía vivía y muy probablemente por un deseo, había pintado esta copia para la catedral del monasterio dedicada a Dormición de la Madre de Dios. Es un poco más grande que el original (151x120 en lugar de 142x112). En la representación de la tabla y del fondo Paisii permitió algunas licencias, perfectamente licitas para un iconografo, mientras las tres figuras angélicas son reproducidas muy fielmente. Es interesante el hecho que el ángel del centro dibuja un nimbo cruciforme con la inscripción "El que es".
 
También la iglesia de la Trinidad del monasterio de Machrisca, en el cual Sergio fue momentáneamente retirado por motivos de una discusión entre él y su hermano Stefan, antes de fundar un nuevo monasterio en una zona deshabitada en el rio Kersac poseía una excelente "copias" casi de una grandeza natural (141x111,5) de la Trinidad de Rublev. Aquí los tres ángeles son copiados con suficiente fidelidad mientras la tabla y su fondo son representados más libremente. De aquel que se ve, el ángel de en medio no lleva el nimbo cruciforme.   
 
Dada la gran estima de la cual goza la Trinidad de Rublev a finales del s. XV, nos maravilla el hecho que las fuentes más antiguas no digan nada sobre su nacimiento y no la mencionen como obra singular. Las primeras documentaciones escritas sobre el icono fueron en el concilio en el capítulo 100 del 1551; Andrei Rublev viene citado como los antiguos maestros griegos y como modelo canónico para la representación de la Santísima Trinidad. Este llamado ha sido relativizado para quienes no lo ven referido necesariamente al icono hoy tan famoso pero también a otras representaciones de este tema pintadas por Rublev. Parece todavía que a Rublev no le fue atribuida otra Trinidad, del siglo XV en copias que se basan todas a la famosa  imagen del monasterio de la Trinidad de san Sergio.    



La creciente notoriedad de la Trinidad de Rublev es testimoniada también en la historia de los santos iconografos redactada en torno al 1700. Y que Rublev había pintado por encargo de Nikon un icono de la Santísima Trinidad "para alabanza de su santo padre, el taumaturgo Sergio". La noticia es extraída de la vida de Nikon escrita por Paquomij, donde aún no se habla del icono de la Trinidad, pero de la segunda iglesia de la Trinidad en ladrillo, aquella que Nikon hace erigir sobre la tumba de Sergio.

Las circunstancias en las cuales nace la Trinidad de Rublev se pueden deducir solo indirectamente de las fuentes más antiguas. Entre el 1422 y el 1427 Andrei Rublev, un monje del monasterio de Andronik de Moscu, junto con su amigo más anciano (Daniil) Daniel, por encargo de Nikon pinto espléndidamente la iglesia en ladrillo de la Trinidad en el monasterio de San Sergio. Esta fue la última obra de los dos monjes iconografos, y al mismo tiempo su testamento espiritual y artístico, como dice la vida de Nikon, y porque al parecer Rublev no había más trabajado en el monasterio de san Sergio antes, el icono de la Trinidad debió ser pintado en estas circunstancias, junto con el iconostasio todavía existente.     
De los que se puede deducir también que debió ser colocada desde el inicio donde se encuentra hoy (en 1929 en una copia fiel al original), y a la derecha de las puertas centrales  o "reales" del iconostasio, y no como se desprende de la historia de los santos iconografos a los cuales corresponde indudablemente la verdad cuando se refieren a Rublev que pinta su Trinidad "en honor del santo padre Sergio". En efecto cuando Paquomij el Serbio, ciertamente sin nombre, pero como portavoz de la comunidad monástica de Sergio, escribe que Nikon hace construir la iglesia de la Trinidad sobre la tumba del santo "para alabanza y memoria de su padre", igual para toda su decoración. Y que el icono se puede decir con  mayor razón que no fue destinado solo a la Glorificación de la Santa Trinidad, sino también a "alabanza y memoria" de san Sergio, de aquel icono, dedicado al misterio entorno al cual se centró en manera casi maravillosa la vida entera de este "vaso electo de Dios", de esta "morada de la Santisima Trinidad".

P. Gabriel Bunge
Eremita de la Santa Cruz